Joaquín Gómez, Analista del Derby County.

Joaquín Gómez, Analista del Derby County.
22/03/2016 Lebrato
joaquin-gamez

JOAQUÍN GÓMEZ: EL ANALISTA ES ESENCIAL EN EL FÚTBOL MODERNO

Hoy hablamos con Joaquín Gómez, analista del Derby County. Se formó como entrenador, también se graduó en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, podría enseñar también Educación Física en colegios e institutos, pero se marchó a Inglaterra para cumplir su sueño: convertirse en un profesional del fútbol. No se había planteado ser analista hasta que llegó la oportunidad y ahora dirige el departamento de video-análisis del Derby County.

IMG_6778

 

 

¿Por qué elegiste ser analista?

 

Es un puesto en el que he acabado porque siempre me ha apasionado el análisis, sobre todo el análisis táctico de los equipos de fútbol, pero no lo elegí directamente. Soy entrenador nacional de fútbol y me vine hace seis años a Inglaterra a trabajar. He estado en Brighton, en la Championship, primero en la cantera y luego en el primer equipo. Y por medio de ello, el año pasado acabé contrato allí y me salió la oportunidad de empezar esta trabajo en Derby County con el entrenador que empezó la temporada, Paul Clement, que fue segundo entrenador de Ancelotti en el Real Madrid.

 

Era algo que no me había planteado anteriormente… como entrenador o asistente siempre estás ayudando a analizar al rival, pero como trabajo en sí y, además, dejar de entrenar para hacer esto, era algo que no lo había pensado antes. Pero llegó esta oportunidad para subir a Premier League y me pareció que trabajar con alguien como Paul Clement era muy bueno y vine.

 

O sea que es de ese tipo de casualidades que pasan por algo.

 

Sí, la verdad es que sí. Mi idea siempre fue, desde que empecé mis estudios de INEF y de entrenador, formarme para ser el mejor entrenador posible y algún día llegar a la élite. Estar en el fútbol profesional es algo muy difícil y ya sea asistente o analista es algo que me ayudará a seguir formándome como entrenador… y, quién sabe, quizá algún día llegar a entrenar.

 

¿Es el análisis la parte más teórica de algo tan práctico como el fútbol?

 

Sí. Lo que intentamos es hacer un seguimiento a un equipo e intentar ponerlo en un contexto teórico, plantearlo de una manera simplificada, de tal manera que los entrenadores con los que estás trabajando y los jugadores entiendan el sistema que ese equipo está realizando. Y, viniendo de ser entrenador, hay que quitarse un poco de la práctica y pasarse un poco más a la teoría.

 

Es algo fascinante porque, por muy parecido que creas que juegan todos los equipos o por muy simple que creas que pueda ser, siempre hay cosas distintas, nuevas dinámicas, que aprendes.

 

¿Cuántos partidos ves de un rival para conocerlo casi al 100%?

 

Hacemos una presentación al cuerpo técnico a principio de semana en la que intentamos conocer al rival al 100%. Y para ello hacemos un seguimiento estadístico, seguimos patrones en alineaciones y sistemas de juego, pero en lo que nos basamos es en el sistema cualitativo de los últimos cinco partidos.

 

¿Y cómo te organizas el trabajo durante la semana?

 

Tengo la suerte de dirigir un departamento de análisis que cuenta con seis personas, así que me ayudo mucho de la gente que está trabajando y yo me baso en ver los partidos. Siempre veo el último partido en directo. Es la suerte de poder dedicar una sola persona dentro del departamento a ello. Es importante poder ver al rival en directo justo antes de enfrentarte a él y muchas veces esto marca la diferencia. Y, previamente a esto, otras personas del departamento ya habrían visto los otros cuatro partidos en vídeo.

 

El problema de la liga en la que estamos, que es probablemente la más competitiva de Europa, es que es muy dura por la intensidad y por el volumen que tiene: tenemos partidos cada tres días. A veces es muy difícil llegar a ver los cinco partidos, por lo que a veces solo vemos dos en vídeo y el último en directo, sobre todo en estos ciclos de tres días.

 

Al ser más personas dentro del departamento, nos sentamos y hablamos sobre los rivales y escuchamos otras opiniones, pero con partidos cada tres días es difícil. Es un reto cada semana.

 FullSizeRender-2

 

Esto hace imposible que el entrenador se pueda encargar también de este aspecto. De ahí la importancia del analista, ¿no?

 

Exactamente. Esa es nuestra labor. El cuerpo técnico moderno tiene muchas cosas que hacer y su principal trabajo debe ser mejorar a sus jugadores y su modelo de juego en el campo y fuera de él.

 

Para mí, en ligas de primer nivel, es esencial tener un grupo de trabajo, no solo un analista como puede haber en Inglaterra o en otros sitios, sino tener un grupo de trabajo en el que cada uno se pueda especializar en los diferentes aspectos del análisis y quitarle ese tiempo al entrenador que necesita para otras cosas. Por supuesto que se necesita una confianza y tener gente en la que confíes, que hable el mismo lenguaje en lo futbolístico, para poder hacer eso por ti y que el análisis que hagamos sea relevante para los entrenadores.

 

Hay que fraguar una conexión entre el analista y el entrenador.

 

Sí. Como en otros puestos en el fútbol, siempre corre peligro que al cambiar de entrenador tengas que cambiar a mucha gente dentro del staff. Nuestro reto es que la calidad de nuestro trabajo esté preparada para adaptarse a cualquier entrenador. Yo vine con Paul Clement y montamos un departamento específico como lo quería él, pero el reto ha sido que, aunque el cuerpo técnico cambió por diferentes razones, ser capaces de poder ofrecer y garantizar que las necesidades del nuevo staff se siguen cumpliendo.

 

Debemos conseguir que nuestro departamento sea sólido y demostrar que no se necesita cambiar cuando se cambie de entrenador.

 

FullSizeRender

 

Siempre se hace cierta comparación con el fútbol inglés y el español, ¿se valora allí más la figura del analista?

 

La mayor parte de mi carrera ha sido en Inglaterra, así que solo puedo hablar de lo que conozco, pero tengo amigos y compañeros que están en España. Aquí el rol del analista, y no del analista en singular sino del departamento de video-análisis, es algo en lo que se lleva trabajando muchos años, es algo que se da por hecho. La infraestructura de los clubes en Inglaterra es muy sólida y tienes garantizado el departamento en equipos de segunda, cuarta, quinta división.

 

No creo que sea algo que se valore más o menos, pero sí que lleva instalado más tiempo y tiene más recorrido como rol en el fútbol, pero sí es distinto cómo se ha enfocado en Inglaterra en el pasado, que era mucho más cuantitativo lo que se hacía: el analista controlaba mucho sobre software, ordenadores, etc, y se centraba mucho en lo estadístico. Y ahora se está reenfocando hacia un punto más táctico y técnico, así lo hacen equipos como Leicester, City, nosotros, etc. Y así es como se ha hecho en España desde un principio ya que allí siempre ha importado más el aspecto táctico.

 

¿Cómo está siendo tu experiencia allí?

 

No puedo ser más positivo. Mi sueño siempre ha sido, como todos los que queremos dedicarnos a esto, poder ser un profesional del fútbol. Cuando estudias, muchas veces no te paras a pensar si serás entrenador, analista, fisioterapeuta…

 

Vine aquí y dejé familia, amigos, etc, pero ha sido un acierto. Si trabajas bien y demuestras que tienes cualidades, llegas, porque aquí la inversión existe, las infraestructuras están… Así que es importante trabajar sabiendo que si lo haces bien tendrás una oportunidad en el fútbol profesional.

 

Estoy encantado con el fútbol, con la pasión que hay en el fútbol inglés… es que no puedo decir nada que no sea positivo.

 

Es importante para alguien que quiere dedicarse al fútbol hacerlo en la cuna de ese deporte. Además, allí cuidan más todo lo que le rodea, ¿no?

 

Es increíble. Te das cuenta cuando ves la Champions o cuando hablas de Segunda, que no tiene nada que ver aquí con España. Nosotros, aquí en Derby County, tenemos un estadio de 30.000 personas lleno cada partido y eso muchos clubes de Primera en España les gustaría tenerlo. Y en nuestra liga hay unos diez u once equipos más en la misma situación. Con ello te haces una idea de la inversión, de la pasión y de la cultura de fútbol que hay aquí.

 

Cuando hemos tenido la oportunidad de ir a categorías inferiores, como League One o League Two, te das cuenta de que hay estadios de casi 8.000 personas y están llenos un martes por la noche con cinco grados.

 

Y para el jugador también es de otra manera porque están en cuarta, quinta, sexta división, y siguen viviendo del fútbol. He conocido jugadores que viven del fútbol tranquilamente, a tiempo completo, entrenando por las mañanas y siendo futbolistas profesionales a ese nivel. Pero esto en España es impensable.

 

Por último, ¿cómo valoras la evolución del papel del analista en el fútbol de élite?

 

Lo estaba hablando ahora con unos compañeros: es un mundo en el que se está creciendo desde hace más de cinco años de manera vertiginosa; no para; cada vez hay departamentos más grandes, nosotros tenemos la suerte de ser uno de ellos. Y cuando ves lo que se aporta para mejorar la calidad de los jugadores individualmente y como equipo, te das cuenta de la importancia.

 

Para mí, el analista es esencial en el fútbol y, como te digo, no solo el analista sino el departamento de video-análisis en el fútbol moderno.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*